Líderes estadounidenses suplican al cielo por un avivamiento

El 2015 ha sido un año de retos para la Iglesia estadounidense. La Corte Suprema legalizó el matrimonio homosexual y los cristianos enfrentan tiempo en prisión, multas y demandas simplemente por defender su fe. Algunos dicen que los mejores días han pasado, pero un gran número de líderes no están de acuerdo. Ellos acaban de lanzar una gira nacional llamada “Una Apelación al Cielo” y muchos están respondiendo al llamado.

Una bandera blanca con un gran árbol ondea sobre cientos de personas reunidas en Middletown, Ohio… no porque se hayan rendido, sino para orar por el futuro de Estados Unidos.

El organizador Dutch Sheets habla sobre su significado.

“Él me está tomando de vuelta a nuestras raíces como nación. Mucha gente no sabe que nacimos bajo un movimiento de oración con banderas que decían: “Apela al cielo”. Pero estuvimos”, dice Sheets.

Sheets, quien ha dirigido muchos llamados nacionales para orar, dice que la bandera es la misma que usó el ejército de George Washington durante la revolución. Una guerra en la que no parecía haber esperanza ni camino para la victoria.

“No podemos derrotar a los británicos, no podemos conseguir nuestra independencia. No tenemos ejército, ni dinero ni armas, ellos lo tienen todo. Quizás tienen el más grande imperio, pero si Dios está en esto, si es idea de Dios, si realmente levanta una ciudad en un monte para ser luz a las naciones, Él nos ayudará. Y colocaron eso en la bandera, una apelación al cielo y eso significa, que Dios respondió sus oraciones…”, indica Sheets.

El obispo Harry Jackson dice que los estadounidenses necesitan recordar la misión original de nuestros antepasados.

“La intención original de Dios era tener una tierra que predicara el evangelio, compartiera las buenas nuevas alrededor del mundo. Nuestra prosperidad está atada al propósito de Dios”, comenta Jackson.

Él también menciona que es tiempo que la nación ore por unidad y perdón.

“La Iglesia tendrá que admitir que ha estado dividida y el único grupo que tiene la capacidad de elevarse por encima de las diferencias es la Iglesia de Jesucristo”, dice Jackson.

Sheets dice que “Una Apelación al Cielo” es más que una serie de reuniones de oración, sino más bien un movimiento diseñado a despertar al cuerpo de Cristo y hacerles saber cuándo llegue a América. Esto no ha terminado.

“Y no me importa lo que dicen de los no nacidos, ni sobre el matrimonio, no ha acabado hasta que Dios lo diga. No es ley firme hasta que Él diga que lo es y vamos a cambiar estas cosas”, comenta Sheets.

Lou Engle, con su movimiento de oración “El Llamado” ha atraído a millones en nombre de esta nación. El predice una ola del derramamiento de Dios, que será más grande que cualquier cosa que hayamos visto antes.

“Y no será solo ayuno y oración, sino que será una proclamación de mi evangelio: señales y prodigios y estadios serán llenos. Es hora del movimiento de Jesús y siento que está por suceder de nuevo, en el nombre de Jesús”, relata Engle.

Los cristianos que comparten una pasión por ver a Estados Unidos volver a Dios vinieron para ser parte de este movimiento.

“Soy un intercesor y guerrero de oración y constantemente oro por el país, por esta generación y realmente sentí que Dios quería que estuviera aquí”, dice Brandon, de New Jersey.

“Podemos creer que Dios escuchará nuestro gemir y cambiará las cosas”, indica Becky Jackman, de Kansas City Missouri.

“Estoy caminando lejos con esperanza y estamos llegando lejos con fe”, comenta Ginger Kamps, de Battlecreek Michigan.

Sheets también reveló una aplicación de Iphone gratuita que esparcirá este mover al mundo digital, llamada “Give Him 15”.

“Por primera vez, la tecnología nos permite tener a todos a bordo. No tenemos que ver el mismo programa de televisión ni ir a la misma iglesia, o ser parte del mismo movimiento. Solo deben sacar el Iphone y decir: Bien, lo haré. Señor oro por esto, sabiendo que en todo el país millones de personas orarán de la misma manera. ¡Imagínese la sinergia que puede haber!”, explica Sheets.

Al acercarse el próximo año, muchos esperan que Dios hará por esta generación lo que hizo en la época de George Washington. Incluso cuando parecía no haber esperanza, Dios intervino porque su pueblo apeló al cielo.

“Debe haber esperanza venidera, y decir: ‘Un momento, si apelamos al cielo, Él puede cambiar todo esto’”, concluye Sheets.

Fuente: Mundo Cristiano

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY