Cristiano preso, sale ileso luego de ser encarcelado con animales feroces

El abogado egipcio Majed El Shafie era un hombre influyente en su comunidad. Nació y fue criado en el seno de una familia musulmana. Después de su conversión, le prohibieron ejercer su función de abogar. Luego fue detenido por apostasía. Fue enviado a Abu Zaabel en El Cairo, donde pasó varios meses detenido en la prisión, conocida como “Infierno en la tierra”. Durante su permanencia en prisión, El Shafie fue sometido a diversas torturas: golpes, quemaduras, cortaduras; inclusive fue atado a una cruz durante dos días. La consigna de sus agresores era que confiese, quiénes eran los cristianos con los que él se reunía.

Durante una sesión de tortura, los guardias colocaron perros hambrientos y feroces en la habitación donde estaba. Él se mantuvo en oración. Los perros no le hicieron daño. Trajeron otros perros, pero sólo se mantuvieron sentados junto a él. Al cuarto día decidió confesar: “Yo te diré quién es nuestro líder, les voy a decir el nombre de todos los miembros. El nombre de nuestro líder es Jesucristo”… los guardias se pusieron más nerviosos. Estuvo muchos días en un hospital, recuperándose de sus lesiones; y de gran deshidratación.

Había sido condenado a muerte. Con la ayuda de unos amigos, logró huir a Israel y luego a Canadá. Estudió Teología y se convirtió en Pastor. Fundó One Free World Internacional y lucha por los derechos humanos; sobre todo los relacionados con la libertad religiosa. Expresa: “Nuestros enemigos tienen un ejército muy fuerte, tienen armas muy fuertes; pero tenemos al Señor Todopoderoso. Ellos pueden  matar al soñador, pero nadie puede matar al sueño”; según Christian Today.

Fuente: One Free World International.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY